Derechos Sexuales

DECIDIR DE FORMA LIBRE SOBRE MI CUERPO

Hay muchas maneras en las cuales puedes disfrutar tu sexualidad y tienes la autonomía para que se respeten las decisiones que ejerzas sobre tu cuerpo y tu sexualidad, también eres responsable sobre tus decisiones y tus actos. Ninguna persona puede presionarte, condicionarte ni imponer sus intereses personales sobre la manera en que decides disfrutar tu sexualidad.

EJERCER Y DISFRUTAR PLENAMENTE MI VIDA SEXUAL

El disfrutar de tu sexualidad es indispensable para tu bienestar físico, mental y social. Tienes derecho a experimentar libremente cualquier  expresión sexual o erótica que elijas, siempre que sea lícita, como práctica de una vida emocional y sexual plena.

Ninguna persona puede presionarte, discriminarte, inducirte al remordimiento o reprimirte por realizar o no actividades vinculadas con el placer de mi cuerpo y mi vida sexual.

A MANIFESTAR PÚBLICAMENTE MIS AFECTOS

Las manifestaciones públicas de afecto promueven un entorno armónico y de respeto a la diversidad sexual.

Tienes derecho a disfrutar tu libertad individual de expresión, manifestación, reunión e identidad sexual y cultural, independientemente de cualquier prejuicio.

Puedes expresar tus ideas y afectos sin que por ello nadie te discrimine, cuestione, chantajee, lastime, amanece o agreda verbal o físicamente.

A DECIDIR CON QUIÉN COMPARTIR MI VIDA Y MI SEXUALIDAD

Hoy en día conocemos diversos tipos de familias, uniones y convivencia social. Tienes derecho a elegir libremente con quién compartir tu vida, tu sexualidad, tus emociones y afectos. Ninguna de tus garantías individuales debe ser limitada por esta elección. Ninguna persona debe obligarte a contraer matrimonio o a compartir con quien no quieras tu vida y tu sexualidad.

AL RESPETO DE TU INTIMIDAD Y TU VIDA PRIVADA

Tu cuerpo, tu espacio, tus pertenencias y la forma en que te relacionas con los demás son parte de tu identidad. Tienes derecho al respeto de tu espacio y a la confidencialidad en cualquier ámbito de tu vida, esto incluye el sexual. Sin tu consentimiento, ninguna persona debe difundir información sobre los aspectos sexuales de tu vida.

También puedes leer:

A VIVIR LIBRE DE VIOLENCIA SEXUAL

Existen diferentes tipos de violencia que afectan  la manera en que se disfruta de manera plena  la sexualidad es por eso que tienes el derecho a la libertad, a la seguridad jurídica y a la integridad física y psicológica. Ninguna persona debe abusar, acosar, hostigar o explotarte sexualmente. El Estado debe garantizar el que no debas ser torturada/o ni maltratada/o físico ni psicológicamente, además de ningún tipo de acoso o explotación sexual

A LA LIBERTAD REPRODUCTIVA

La elección sobre tu vida reproductiva forma parte de tu sexualidad. Como individuo joven tienes derecho a decidir, respecto a tus propias necesidades, tener o no hijos, cuántos, cuándo y con quien. El Estado garantiza el respeto y apoyo a tus decisiones sobre tu vida reproductiva, brindándote la información y los servicios de salud que requieras, haciendo efectivo tu derecho a la confidencialidad.

VIH SIDA

Si el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) no se controla, se puede desarrollar hasta la fase de SIDA o ...
Leer Más

Derechos Sexuales

DECIDIR DE FORMA LIBRE SOBRE MI CUERPO Hay muchas maneras en las cuales puedes disfrutar tu sexualidad y tienes la ...
Leer Más

El primer encuentro sexual

Métodos Anticonceptivos: CONDÓN MASCULIONO Descripción: Un condón es una cubierta delgada usada en el pene durante el coito. El uso del ...
Leer Más

Jovenes Mujeres

¡Estoy cambiando! ¿Sabías que…? En la mayoría de las niñas la pubertad comienza entre los 8 y 13 años de ...
Leer Más

Infecciones de transmisión sexual

El riesgo de contagio por infecciones de transmisión  sexual (ITS) cuando  tenemos relaciones con personas que  padecen alguna  de  ellas ...
Leer Más

Cáncer de mama

A partir de los 25 años de edad acude a tu medico y solicita tu exploración clinica de mamas y ...
Leer Más

A LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y A LA EQUIDAD

Las mujeres y los hombres, aunque con diferencias, somos iguales ante la ley. Como individuo, tienes derecho a un trato digno y equitativo además de recibir las mismas oportunidades de desarrollo personal integral. Ninguna persona, sin ninguna excepción, puede condicionar o restringir el goce de todos tus derechos individuales, colectivos y sociales.

A VIVIR LIBRE DE TODA DISCRIMINACIÓN

Los individuos somos diversos y, por tanto, tenemos maneras distintas de reflejar nuestras identidades. Tienes derecho a que no se me discrimine por mi edad, género, sexo, preferencia, estado de salud, religión, origen étnico, forma de vestir, apariencia física o por cualquier otra condición personal.

El Estado debe garantizar la protección contra cualquier forma de discriminación.

A LA INFORMACIÓN COMPLETA, CIENTÍFICA Y LAICA SOBRE LA SEXUALIDAD

Para poder decidir libremente sobre tu vida sexual  es necesario que recibas información. Tienes derecho a obtener información veraz, objetiva y completa. La información acerca de la sexualidad debe incluir todos los elementos de esta: el género, el erotismo, los vínculos efectivos, la reproducción y la diversidad.

A LA EDUCACIÓN SEXUAL

El recibir educación sexual es indispensable para el bienestar físico, mental y social, de ahí su importancia para los individuos. Tienes el derecho a una educación sexual sin prejuicios que perjudiquen la toma de decisiones libre e informada.

El Estado está obligado a mostrar contenidos sobre sexualidad  además de ser laicos y científicos, y estar educando en las diferentes etapas de la juventud y contribuir a fomentar el respeto a la dignidad de los individuos.

A LOS SERVICIOS DE SALUD SEXUAL Y A LA SALUD REPRODUCTIVA

La salud es el estado de bienestar físico, mental y social de las personas. Tienes el derecho a recibir los servicios de salud sexual gratuita, oportuna, confidencial y de calidad.

El personal de los servicios de salud pública no debe negar información o atención bajo ninguna condición y éstas no deben ser sometidas a ningún prejuicio.

A LA PARTICIPACIÓN EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS SOBRE SEXUALIDAD

Como joven puedes tener acceso a cualquier iniciativa, plan o programa público que involucre los derechos sexuales y a emitir mi opinión sobre los mismos.

Tienes derecho a participar en el diseño, implementación y evaluación de políticas públicas sobre sexualidad, salud sexual y reproductiva; a solicitar a las autoridades gubernamentales y a las instituciones públicas que construyan y promuevan los espacios y canales necesarios para la participación; así como a asociarse con otros individuos para dialogar, crear y promover acciones propositivas para el diseño e implementación de políticas públicas que contribuyan a la salud y bienestar.

Ninguna autoridad o servidor público debe negar o limitar, de manera injustificada, la información o participación referente a las políticas públicas sobre sexualidad.

Dejanos tu comentario